La familia va a buscar el pastel de cumpleaños de su hija y encuentra una nota emocional adjunta

Una madre que perdió a su hija de 9 meses en 2008 cuando un televisor se cayó durante una mudanza y la mató ha inspirado a la gente en Internet al pagar el pastel de cumpleaños de un extraño.

RELACIONADOS: Cuando la madre de un bebé enfermo encontró una multa de estacionamiento en su auto, no esperaba este increíble acto de bondad.

La trágica muerte de McKenna Jodell Fox ocurrió hace años cuando su madre, Ashley Fox, desconectaba un televisor durante una mudanza familiar. azfamily.com informado en ese momento . El televisor cayó hacia adelante y la niña no sobrevivió a sus heridas.



Años más tarde, la madre de McKenna hizo llorar a la gente con su acto de bondad hacia un extraño. Compró el pastel de cumpleaños de Madison Jauregui, de 11 años, y dejó una nota explicando por qué.

Querida familia cumpleañera:

En honor al décimo cumpleaños de mi hija, elegí su pastel de cumpleaños para pagarlo. Cada año hago este acto de bondad al azar porque no puedo comprarle a mi hija un pastel. Hoy es su gran cumpleaños de dos dígitos. Por favor disfruta tu día.

¿Neil patrick harris tiene un hijo?

La mamá de McKenna

El acto de bondad dejó a la familia Jáuregui “sin palabras”.

RELACIONADOS: El acto de bondad de un camionero hacia un motociclista varado atrapado en la carretera es lo más lindo que verá hoy

Anuncio publicitario

Esto es lo que dijo el hermano de Madison, Kyle, sobre el acto de bondad en Twitter:

Así que hoy es el cumpleaños de mi hermana y cuando fuimos a recoger su pastel alguien ya lo había pagado. Se quedó con esta tarjeta ... mi familia se quedó sin palabras y solo queremos agradecer a la mamá de McKenna y desearle un feliz cumpleaños a McKenna. Todavía hay algo bueno en este mundo

Anuncio publicitario

La gente luchó por mantenerse unida en Twitter después de ver esta historia, y estamos allí con ellos.

La familia se quedó sin palabras después de un acto de bondad al azar

La próxima vez que dude de que todavía haya buenas personas en el mundo, recuerde a McKenna y su mamá.